Puedes encontrarme:
Telf | WhatsApp | Telegram: 627 801 114
LUNES, MARTES y JUEVES 9 a 19h.
VIERNES de 16 a 20h.
ÚLTIMOS POST

¿Dónde está mi alma, mi ánimo?

¿Dónde está mi alma, mi ánimo?

Fotografía: Paloma Alonso

                                                            

         Mi alma como expresión de lo Divino, mi ánima como expresión del espíritu y mi ánimo como expresión humana.

      Unos la situaban sólo en una conciencia, con la ciencia; otros la situaron en una moral; otros la situaron más dentro, y la colocaron en las diferentes partes del cuerpo, estrujaron los órganos para ver si salía en algún momento.
      Y hasta tal punto ha llegado la búsqueda del alma  -ánima-  ánimo que, hoy y ahora, expertos científicos de conciencia han tenido la pulcritud de coger el instante preciso de la muerte y pesar  -pesar de peso-  al ser y ver que hay 13 gramos menos después de exhalar.
      Algo parece haberse marchado, cas se puede demostrar que por fin, a nivel de conciencia, algo había en aquel ser que incluso pesaba: 13… 13 que no es casual, que es el número de la Divinidad, 13 que no se correspondía con el volumen de aire exhalado, pero 13 gramos menos pesaba cuando exhalaba.
      Otros situaron el alma sólo cuando el cuerpo ya descarado se iba convirtiendo en otro proceso de vida, que iba desde el gusano hasta la mariposa.
      Otros cifraron el alma solamente cuando, descrnado ya el aliento, algo que lo animaba, algo que le daba ánimo ¡ánimo!, marchaba a otro lugar llamado Cielo, Purgatorio o Infierno, ¡qué más da!
      Grandes discusiones se gestaron y se gestan todavía y seguirán, probablemente, en torno a el alma perdida.
      Sí, perdida, porque cuando tanta discusión hay, parece qser que nadie quiere saber o nadie puede saber dónde, cómo y en qué situación está el alma.
      Lo que sí es cierto son los dos primeros peldaños: el ánimo y el ánima.  Sí, porque cada uno se reconoce en su ánimo: ánimo alegre, ánimo triste, ánimo compulsivo, ánimo ansiao, ánimo sereno… tántos ánimos como seres.
      También es posible asumir  -no sin cierta dificultad-  el ánima, como aquella fuera que anima, que anima al ser, y que pueden ser considerados los neurotransmisores o quizás el impulso bioeléctrico de la neurona (porta la iluminación)…
Del libro: Sufrimiento, dolor, enfermedad.  Diferentes enfoques de la Tradición. Criterios generales de Sanación. Dr. Jose Luis Padilla Corral
     
     
     

Centro Enki no se hace responsable del mal uso que se haga de los tratamientos e información compartida. Siempre se hará referencia a la fuente y autor. Así mismo, los vídeos son seleccionados de youtube, no son realizados por el centro y se les cede la autoría.

Las Técnicas naturales que aplicamos no sustituyen ni excluyen la atención o el tratamiento médico o farmacológico convencional prescrito por profesionales sanitarios



Contacta con nosotros



Conectando...
creado por TelegramWordpress.com
A %d blogueros les gusta esto: